El estar vacunados no es una carta blanca y tampoco nos hace inmunes para ignorar las medidas de bioseguridad, como lo es el uso del tapabocas, mantenernos en distanciamiento físico y sobre todo continuar con el lavado de manos.

En medio de esta pandemia actual, las vacunas se han vuelto muy vitales para todo el mundo, no solo para salvar vidas, sino que también nos ayuda a prevenir los efectos a largo plazo del COVID-19, que, hasta hace poco, fuentes científicas comienzan a comprender. Estas vacunas salvan millones de vidas cada año y funcionan entrenando y preparando las defensas naturales de nuestro cuerpo, el sistema inmunológico para de esta forma identificar y atacar los virus y bacterias que nos atacan, entonces si el cuerpo se expone de una forma externa a esos virus y bacterias que causan enfermedades, entonces estará inmediatamente listo para destruirlos y prevenir estas enfermedades.

Actualmente el número de vacunados contra la enfermedad ya supera el número de casos nuevos, estas son buenas noticias, pero la proporción de personas protegidas por ahora alcanza aproximadamente solo el 1,5% de la población de los países de Europa donde ya se ha comenzado un programa de inmunización.

¿Pero porque aun es necesario continuar con las precauciones, si las cifras indican que la vacuna ha disminuido la cantidad de muertes y contagios?

Según la OMS los estudios aun revelan que la vacuna no es del todo 100% efectiva, cuando una persona se aplica la segunda dosis puede que fortalezca la inmunidad para no contraer el COVID-19, pero en otros casos las personas ya vacunados han contraído el virus y los ha llevado a la muerte, por eso es importante que hasta que no sepan completamente y con exactitud el grado de inmunidad de las vacunas, es importante que las personas e incluso después de la vacunación tomen las precauciones del uso de la mascarilla, se laven las manos y mantengan el distanciamiento físico, porque además si llegan a tener una infección asintomática, puede que no se enfermen después de recibir la vacuna, pero podrían portar el virus y así contagiar a otras personas.

Por lo tanto, depende de nosotros asegurarnos de controlar la propagación del virus.

¿Y tú aun sigues cumpliendo los protocolos de bioseguridad? Déjanos tus comentarios.

Comparte en
Háblanos