Todo el proceso educativo se ha visto afectado por la llegada del COVID-19, los colegios, los estudiantes, los profesores y hasta los padres de familia han tenido que superar por igual los retos que van desde la conexión a internet hasta el uso de las herramientas tecnológicas.

En un momento como en el que estamos atravesando actualmente, la crisis crece a medida que el tiempo pasa y el ámbito educativo de alguna u otra manera se ve afectado. Para ello, y con el fin de darle continuidad al proceso educativo, las instituciones han tenido que implementar y asumir el liderazgo con nuevas estrategias, tales como la adaptación de herramientas remotas y recursos necesarios de acuerdo con las necesidades de los estudiantes y profesores. Este ha sido uno de los retos más grandes que se han visto frente al COVID-19 el solo pensar que a los colegios no podrán volver nuestros niños por un buen tiempo, los padres de familia también han desarrollado sus habilidades socioemocionales para apoyar este proceso desde sus casas y cada vez hacerlo más ameno y de una forma amigable para sus hijos.

El impacto en los profesores desde un comienzo ha sido muy arduo, ya que han invertido también largas jornadas para desarrollar cada una de sus actividades curriculares de forma remota, algunos ya tenían sus programas virtuales, otros no, y de cierta forma han tenido que implementar nuevas herramientas de aprendizaje y hacer que los estudiantes se familiaricen con estas sesiones sincrónicas e irlas ajustando a esta nueva realidad, que a hoy se va ajustando a cada una de nuestras vidas cotidianas. Por otro lado, es válido resaltar que ahora los padres de familia también se han vuelto los profesores de sus propios hijos, adecuando un lugar de sus hogares como aula de clases y garantizando una buena infraestructura tecnológica que les permita continuar con sus clases virtuales.

Por fortuna cada uno de los actores que han tenido que ver con este reto de la educación, han aprendido a estar más involucrados en él y han aprovechado estos tiempos para crear oportunidades de aprendizaje significativas que permiten desarrollar habilidades que tal vez no sabíamos que las teníamos y nos ayudaran a adaptarnos a este nuevo estilo de vida.

¿Qué aportes darías para la educación actual en tiempos de Pandemia?, déjanos tus comentarios 

Comparte en
Háblanos