Tomar una decisión implica evaluar las consecuencias de asumir una u otra opción, tener todos los procesos cognitivos, físicos, emocionales y el control adecuado para este proceso, es la base fundamental para hacer acciones seguras. Es decir, conlleva a hacer un proceso coherente y de conciencia que nos permita medir los mayores riesgos o beneficios frente a una circunstancia.  Por ejemplo, cuando las personas se encuentran en estado de ebriedad, eligen manejar en este estado, pero no deciden colisionar con otro vehículo o afectar a otra persona.

La seguridad como decisión requiere de una formación, entrenamiento, preparación de condiciones físicas, emocionales, sociales, económicas y culturales para que las acciones previas se encaminen por un camino seguro. Algunas veces cada uno de nosotros depende la vida de otras personas y viceversa, no solo en las acciones de un entorno laboral si no fuera del mismo, solamente cuando un error se hace presente, cuando algo falla, nos hacemos conscientes de actuar en forma segura. El hacernos responsables de las consecuencias es lo que marca la toma de decisiones.

No existe la certeza de una conducta segura, pues nos enfrentamos a diferentes estímulos y a las posibilidades de ocurrencia de acciones deseadas o no, reconociendo que somos seres racionales e irracionales. Vemos en ocasiones por qué alguien prefiere arriesgar su vida cuando ciertas condiciones laborales se conjugan: “es como actuar sin pensar”; sin embargo, contando con la suficiente información podemos aumentar la probabilidad de acertar en las decisiones, contar con el compromiso organizacional y hacer procesos más sólidos que permiten que los trabajadores mejoren sus capacidades laborales, de atención, de control emocional, de memoria, de psicomotricidad fina, entre otras ,  es la forma de entrenar nuestro cerebro  para aumentar  la probabilidad  de tomar decisiones de forma segura en el trabajo y en su entorno.

Referencia:
Consejo Colombiano de Seguridad. (2018). La seguridad debe ser una decisión, no solo una elección. Protección & Seguridad, 8-11.

 

Comparte en
Háblanos