La distribución de los roles en casa nunca fue tan necesaria.

Las medidas de mitigación de la epidemia de COVID 19 convirtieron al hogar en oficina, en consultorio y en escuela para millones de personas alrededor del mundo. En la mayoría de los hogares la vida laboral y escolar se trasladó a los domicilios, el resultado colateral es que a las mamás se les sumaron más horas de trabajo no remunerado.

¿Dónde está esa vida que se difundía en redes sociales, una de descanso en cuarentena? Para las madres trabajadoras el confinamiento ha sido otro, trabajar sin dejar de pensar en las responsabilidades del hogar, en los hijos, la pareja, etc… Al finalizar, e incluso durante la jornada laboral, se retoma el papel de mamá: preparar la cena, ayudar con las tareas del colegio a los niños, pasear a la mascota… ser madre, trabajadora, esposa, mediadora, enfermera, profesora, y un sinfín de roles más que han sido delegados en muchos casos a las mujeres las 24 horas del día y los 7 días de la semana.

La flexibilidad del home Office ha generado un aumento sustancial en el trabajo que desarrollan las madres, puesto que ahora tienen prácticamente la responsabilidad de cumplir con todas las tareas del hogar, al mismo tiempo y en algunos casos sin apoyo de otros miembros de su núcleo familiar.

La clave para distribuir equitativamente las responsabilidades y espacios entre los diferentes roles que cumple cada miembro de la familia es una sola: respetando los horarios, las áreas de trabajo y demás actividades que se desarrollan; es decir, procurar en lo posible no interrumpir a los que están cumpliendo una función específica en cualquiera de sus roles dentro de la nueva normalidad.  Sin embargo, esto no significa no poder relacionarnos en nuestro hogar, simplemente, pretende crear un ambiente más colaborativo y respetuoso con todos, garantizando el buen desarrollo de las actividades.

¿Eres mamá?, ¿cómo has afrontado el cambio de rutina?, ¡Comunícate con nosotros!, cuéntanos en los comentarios, ¿cuál ha sido tu experiencia como trabajadora, madre, profesional y esposa en este tiempo de confinamiento?

Comparte en
Háblanos