La tecnología hace parte de nuestra vida diaria: celulares, tablets y portátiles agilizan muchas tareas permitiendo la comunicación de diferentes formas, no obstante, utilizarlos inadecuadamente genera situaciones riesgosas que repercuten sobre la salud.

Sería infructuoso pretender desestimar su uso, sin embargo, si debe fomentarse que se realice apropiadamente. La mayoría de las personas tiene a la mano un computador o un celular inteligente, su uso frecuente en el transporte, en la empresa, hogar o incluso en la calle genera no sólo accidentes sino algunas molestias musculares que de no controlarse, llegan a requerir tratamiento médico.

El uso de estos dispositivos es una de las causas por la que estas dolencias se presentan cada vez en personas más jóvenes, incluso adolescentes y niños.

Algunas de estas patologías son:

  • Dolores musculares en mano y/o antebrazo: cansancio y dolor en músculos de manos y antebrazos, asociados al uso durante periodos prolongados de tiempo.
  • Síndrome de tensión cervical: dificultad en el movimiento de la cabeza, producto de la fatiga de los grupos musculares del cuello.

¿Cómo prevenirlas?

  • Organice su tiempo y tareas: minimice el uso de dispositivos, escriba desde su computador de escritorio, respete los espacios de la vida en familia, cambie de postura cada 15 o 20 minutos.
  • Revise la tecnología: equipos con teclados más pequeños requieren posturas más forzadas, utilice más el audio mensaje en lugar de digitar, haga uso de los manos libres.
  • Mejore su postura: sostenga el dispositivo en las manos de modo que los codos estén cercanos al cuerpo, la posición de la muñeca debe ser neutral, revise que digite con el mínimo de fuerza.

El cambio tecnológico siempre se encuentra asociado a oportunidades, pero también a riesgos, la clave está en alternar el uso de estos dispositivos con otras actividades que no atenten contra nuestra calidad de vida.

Comparte en
Háblanos